domingo, 25 de febrero de 2007

Empuries

Hoy hemos ido a Empuries, a visitar las ruinas griegas y romanas.

Sé que es historia, es muy interesante, pero lo que realmente me ha llamado la atención y me ha hecho reflexionar, es el trabajo de arqueólogo en si.

Pongámonos en situación:

Digamos que disponemos de un individuo, (a partir de ahora llamado A), y un lugar, B. Supongamos que A va paseando plácidamente por B un día cualquiera en una época del año sin definir. De repente ve algo en el suelo, llamémosle C, que le llama la atención.

Ahora ya estamos en situación. La pregunta es: ¿Que se toma A para decir que en B hay un C interesante que desenterrar? Y peor aún y con mucho más delito aún que nuestro querido A, aquellas personas que le dan dinero para invitar a sus amigos para ver que encuentran en B? Que se toman!???? (ver imagen). Yo lo imagine algo así como Bush en Irak buscando las armas de destrucción masiva.

Ahora en serio, tiene mucho mérito viendo el estado en el que están los restos que quedan por desenterrar (con montañitas, con hierba, flores ), pero que se intuye que hay, poder sacarlos a la luz sin llevarte por delante lo que no debes.